Un padre mata a su bebé, que acababa de superar un cáncer, porque tenía celos de ella

Un padre se ha declarado culpable de matar a su hija. Ryan Lawrence, que así se llama el hombre de 25 años, mató a su pequeña Maddox porque estaba celoso de la atención que estaba recibiendo por sobrevivir a un cáncer.

Lawrence admitió haber golpeado hasta la muerte a su pequeña hija de 21 meses con un bate de béisbol antes de quemar el cuerpo en un pozo durante tres horas. Para esconder su culpabilidad y que nadie supiese lo que hizo, cogió el cadáver, lo ató a unos bloques de hormigón y lo arrojó a un arroyo cercano a su ciudad, Syracussa.

El fiscal del distrito Bil Fitzpatrick aseguró que tal acción respondía “a un ataque de celos por la atención que estaba recibiendo su hija tras haber superado un cáncer”, recoge The Independent.

El cuerpo de Maddox fue encontrado por buzos de la policía el día 21 Febrero, 36 horas después de que las autoridades locales emitieran una alerta sobre su desaparición.

La madre de la niña, Morgan Lawrence, dijo a los agentes que su marido tenía que recogerla del trabajo la tarde del 20 de febrero, pero no acudió. Al volver a casa, Morgan se encontró con una nota en la que Ryan advertía que iba a autolesionarse y a hacer daño a la pequeña.

Los agentes rastrearon al padre cerca de 20 kilómetros a la redonda. Una vez detenido, confesó el horrible crimen y condujo a las autoridades hasta los restos de su hija. Se prevee que se dictamine sentencia en las próximas semanas. Se enfrenta a 25 años de prisión como mínimo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin