suicidios en cabinas

Las compañías de aviación debe empezar a tomar medidas y conclusiones referente a lo que sucede en la cabina.

La investigación del fatal vuelo 9525 de GermanWings (Lufthansa) continuará por años.

Parece indicar que fue un acto de suicidio, premeditado y perpetrado por el copiloto alemán, Andrea Lubitz, de 27 años. No me atrevo a condenarlo, pues no tengo las pruebas en la mano. Se habla de un historial de tratamiento psiquiátrico 6 años antes, y de un perfil de comportamiento previo a la catástrofe que la califican de premeditada.

Su récord indicaba tener mas de 1,000 horas de vuelo en total, 630 de ellas en los últimos 2 años y 100 en el modelo Airbus A320. Este se estrelló mientras él permaneció sin hablar y solo, en la cabina con la puerta asegurada. Su licencia tenía el nivel más avanzado, (Airline Transport Pilot (ATP) con certificado médico de primera clase.

Piloto profesional

El perfil de un piloto profesional debe reflejar una imagen superior de nitidez, magnetismo y control total de sus funciones. Hoy día, la demanda de nuevos pilotos de aerolíneas va en crecimiento, los filtros de depuración existen y serán revisados y adaptados.

Para que una licencia de piloto esté válida, éste se somete a una evaluación médica periódicamente. De encontrarse física y psiquiátricamente apto, se le emite un certificado aero médico renovable cada 6 meses en el caso de piloto de aerolínea comercial. El examen busca detectar enfermedades que puedan incapacitar de forma rápida la función cerebral y cardíaca del individuo. Derrame cerebral, síncope, infarto, cáncer, diabetes con baja de azúcar son los principales.

En la esfera psiquiátrica, lo mas común es el abuso de sustancias como el alcohol y drogas, que pueden impactar el juicio y destreza del aviador. Ciertamente una historia de trastorno psiquiátrico importante descalifica al piloto.

Suicidio

Una breve recopilación en la historia de la aviación del 1965 hasta la fecha muestra 85 vuelos tildados como suicidas. Estudios por psiquiatras concluyen que 18 tiene evidencias que así lo sustentan y 15 de ellos por un piloto responsable. Este no incluye el reciente y enigmático vuelo #370 de Malaysia, desaparecido en el océano Índico.

Los motivos para suicidarse, y llevarse consigo en masa a otros individuos son actos que buscan venganza por descontento social, gubernamental, económico, profesional y afectivo conyugal. Una pérdida importante en su entorno es un detonante para depresión o venganza.

A veces hay trastorno de la personalidad como el narcisismo. En otras ocasiones el individuo quiere grandeza y fama a cualquier costo.

Examen médico

Generalmente, los pilotos hacen lo posible para pasar su examen médico y mantenerse volando. Es deber del médico examinador, conocedor de fisiología de vuelo, establecer una relación estrecha con el piloto visitante. La mayoría de las veces viene sin síntomas o quejas de trastornos.

Según las regulaciones, el piloto que desarrolle algún síntoma, que a su juicio impacte su desempeño como piloto, debe comunicarse con su aero-médico examinador para buscar recomendación pertinente.

Como médico examinador del IDAC y FAA, les enfatizo que la investigación y tratamiento de su salud va por encima de la renovación de su certificado de piloto. Después de todo, la mayoría de los problemas de salud, hoy día pueden ser resueltos y devolver el individuo al aire.

¿Quiénes son responsables de detectar un comportamiento peligroso de un piloto?

No es responsabilidad total ni aislada del Aero Médico.

Pudieron dar alerta: los capitanes con quien voló Lubitz, el jefe de piloto y supervisor, compañeros de trabajos, los sobrecargos, sus familiares, amigos y personas cercanas.

Grabador de voz en la cabina

Este dispositivo graba y mantiene en memoria toda verbalización entre los tripulantes de cabina.

Con esta grabación se busca constatar que los procedimientos realizados entre capitán y copiloto se realicen de acuerdo con un flujo lógico establecido por el manual de operaciones.

La interacción entre los pilotos es jerárquica, el capitán tiene la última decisión.

El capitán debería idealmente fungir de mentor frente a su primer oficial o copiloto; esto no ocurre regularmente y a veces la interacción es fría y hasta hostil.

Es usual que ambos se conozcan por primera vez en la cabina. A veces hay comportamiento con prejuicio étnico, de autoestima y complejidad del ego y vulnerabilidad profesional.

Hay muchos individuos egocentristas y frustrados volando, listos a descargar su ira al subalterno inmediato.

El análisis de las grabaciones puede reflejar el tipo de interacción, amabilidad, humor, profesionalismo y estado emocional de los tripulantes.

Me gustaría saber qué refleja el comportamiento verbal del supuesto piloto suicida en los vuelos previos al catastrófico.

Las compañías de aviación debe empezar a tomar medidas y conclusiones referente a lo que sucede en la cabina. El análisis de las grabaciones es valioso.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin