Rescatan joven de 15 años que sobrevivió cinco días entre los escombros de Nepal

Después de 120 horas bajo los escombros, un niño de 15 años ha sido rescatado en el barrio de Gongabu, frente a New Bus Park, una de las zonas más dañadas de Katmandú tras el terremoto de magnitud 7.8 que el pasado sábado arrasó Nepal.

El rescate, al que ha asistido ELMUNDO.es, ha durado más de tres horas desde que se escuchó la voz del niño. “Me llamo Pemba“, fueron sus primeras palabras cuando lo encontró el grupo de salvamento.

Un grupo de la policía nepalí estaba trabajando a primera hora de la mañana en una zona demolida por el seísmo cuando escucharon sonidos entre una inmensidad de escombros. Un equipo de rescate con perros rastreadores confirmó que había vida bajo aquel desastre.

El trabajo ha sido obra de la policía de Nepal, los equipos de salvamento estadounidenses (USAID) y un grupo de bomberos franceses.

Tras el rescate, el joven, llamado Pemba Lama, ha sido llevado inmediatamente al hospital en una ambulancia, frente a la atenta mirada de centenares de curiosos que han roto en aplausos tras ver su cuerpo. Las autoridades afirmaron que el niño se encontraba bien aunque padecía fiebre, sin querer dar muchos detalles esperando que los doctores analizasen su estado en el centro médico.

gif maker

Obstáculos e indignación

La búsqueda de supervivientes continúa en la capital por sexto día, aunque el radio de acción se ha ampliado en los últimos días fuera del valle de Katmandú, a las zonas remotas.

El problema, dicen los equipos, es que ya se ha llegado a todos los puntos accesibles por carretera pero el desafío ahora está en aquellos lugares a los que sólo se puede acceder por helicóptero, lo que reduce las posibilidades de rescate. No obstante, operaciones como la de este jueves demuestran que todavía hay vida bajo los escombros.

Según el último balance oficial, más de 5.000 personas han muerto y otras casi 11.000 han resultado heridas en el seísmo, el peor registrado en Nepal desde 1934.

A medida que pasan las horas, al dolor y la desolación se suma la indignación de los nepalíes, que exigen al Gobierno y a las autoridades que aceleren la ayuda a las víctimas. En Katmandú, decenas de personas se manifestaron frente al Parlamento, mientras que en la aldea de Sangachowk, numerosos habitantes han bloqueado las carreteras con neumáticos ante la desesperación por la falta de comida.

Otros han optado por abandonar el país. El miedo a nuevas réplicas y a las epidemias ha provocado la salida de 10.126 vehículos de Katmandú en las últimas 24 horas, según datos policiales recogidos por Efe.

El Consorcio de Reducción de Riesgos en Nepal, una entidad en la que participan organismos de Naciones Unidas, calcula que el terremoto ha generado alrededor de 2,8 millones de desplazados internos (la población del país es de 28 millones personas).

Además la misma fuente señaló que en 39 de los 75 distritos de la nación del Himalaya el seísmo destruyó unas 70.000 casas y otras 530.000 resultaron dañadas.



Carmen Ramirez

Lorem Ipsum es simplemente el texto de relleno de las imprentas y archivos de texto. Lorem Ipsum ha sido el texto de relleno estándar de las industrias desde el año 1500, cuando un impresor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin