Piqué, superior

Poco más de un año separan dos imágenes. En la primera, Gerard Piqué protesta ostensiblemente a un juez de línea en un partido de Supercopa ante el Athletic. La consecuencia, una expulsión y cuatro partidos de sanción que provocan que no debute en esa Liga hasta la jornada cinco.

En la segunda, del pasado sábado, aparece Piqué con el brazalete de capitán del Barça y con sus dos hijos en brazos al final del partido del Molinón. Dos fotografías muy divergentes que transportan una buena carga de profundidad.

Del Piqué en el ojo del huracán, el que genera controversia extradeportiva, el que polemiza constantemente en las redes sociales, a un Piqué mucho más centrado, que lidera no sólo con calidad sino también con inteligencia y experiencia la defensa del Barça.

De las seis primeras jornadas de la Liga actual, el defensa sólo ha estado ausente en una, la del partido que perdió el conjunto blaugrana ante el Alavés, día en el que la salida de balón del equipo desde atrás no fue precisamente lúcida.

Juguetón y barcelonista hasta la médula, es bastante probable que Piqué reaparezca con algún mensaje en Twitter que levante polvareda. Pero de momento ha aparcado desde hace meses el Periscope, ya no le pitan cuando juega con España (ni siquiera en León, donde comenzó la moda) y la última referencia jocosa sobre el Madrid, al menos hasta anoche, se produjo cuando se celebró el sorteo de la Champions.

Pero lo que es más relevante es que está logrando que se vea una versión muy madura de su juego. Excelente por arriba, bien al corte, más rápido que otras veces a estas alturas, Piqué es el jefe, ya tenga al lado al Jefecito Mascherano, a Umtiti o a Mathieu. El paso de las temporadas y de los títulos parece que ha aplicado calma y saber hacer a un futbolista al que muchas veces le han perdido acciones que no tenían que ver con el fútbol en sí.

Porque cuando se habla de lo que ocurre sobre el césped, pocos centrales y menos en los últimos tiempos aguantan una comparación con Piqué, de 29 años. En cuanto a títulos (ver infográfico), el catalán está por encima de leyendas como Maldini, Puyol o Baresi y tiene las vitrinas más llenas que contemporáneos como Thiago Silva. Cuatro Champions, un Mundial y una Eurocopa son algunos de sus trofeos de caza mayor.

Además, en lo que ya se asemeja también a todos ellos es en regularidad, porque suma los últimos siete años como titular en el once tipo del Barça y el sábado se cumplió una década de su debut en Primera, cuando el Manchester United lo cedió al Zaragoza. Piqué ya ha disputado como barcelonista 363 partidos, lejos todavía de los 593 de Puyol o de los 548 de Migueli, pero ya cerca de los 399 de Alexanco, por citar centrales de largo recorrido en la historia del Barcelona.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin