Los talibán publican la biografía del mulá Omar como prueba de vida

mulaomar

Nueva Delih.-“Carismático”, con un “especial sentido del humor”, “afable” y sin la necesidad de llevar una vida de lujo. Podría tratarse de un ciudadano cualquiera, si no fuese porque es la descripción que hacen los talibán de su líder supremo, el mulá Omar, en su primera biografía oficial publicada en su página web.

Cuando se cumplen 19 años del ascenso al liderazgo del Emirato Islámico de Afganistán (país que gobernó hasta 2001) y de su nombramiento como emir de los creyentes, sus fieles le honran con un texto de unas 5.000 palabras detallando su vida y obra para, dicen, acallar especulaciones.

Mohamed Omar se encuentra en paradero desconocido desde hace más de una década, cuando entraron las fuerzas estadounidenses en el país asiático. La biografía de los talibán trata de demostrar que su líder sigue vivo y al mando.

“En las cruciales condiciones actuales y siendo habitualmente perseguido por el enemigo, no se ha visto ningún cambio importante o interrupción en sus trabajos diarios“, señala el documento. Se dice también que Omar conoce la actualidad de Afganistán y del mundo y que “sigue profundamente y revisa las actividades yihadistas contra los brutales e infieles invasores extranjeros”.

Los habituales rumores sobre su muerte se mezclan con los análisis que señalan que el mulá Omar dirige a sus huestes escondido en algún lugar de la frontera con Pakistán. Sin confirmación sobre su defunción, el Departamento de Estado de Estados Unidos ofrece una recompensa de unos 10 millones de dólares pero ya no encabeza su lista de prioridades.

De la escuela coránica a la Yihad

Más allá de querer dejar claro que está vivo y que lleva una vida sencilla (sin casa propia y sin cuentas bancarias en el extranjero,aclara el relato), la biografía del líder talibán desgrana episodios de su vida. Como su nacimiento en 1960 en el pueblo de Chah-i-Himmat, en la provincia de Kandahar (al sur del país) dentro del clan Tomzi, de la tribu Hotak.

El escrito define a su padre, Moulavi Ghulam Nabi, como una “figura erudita y social respetada” y cuenta que el paso del joven hacia el yihadismo vino después de dejar su madraza (escuela, generalmente religiosa islámica) e incorporarse a las filas contra los soviéticos a los 23 años.

En una descripción que recuerda a la que hacían los marines cuando hablaban de Chris Kyle -el francotirador más letal de Estados Unidos-, los talibán señalan que Omar era un “experto” en derribar tanques comunistas con su arma favorita, el lanzacohetes RPG-7, curiosamente de origen soviético. “Destruyó tantos tanques rusos que sus amigos no están seguros del número exacto”, anota el relato, algo bien distinto a lo que se decía de él en materia militar antes de la aparición de esta obra.

Fue en esa lucha en la que perdió su ojo derecho, uno de los rasgos característicos de este líder apenas fotografiado, además de caer herido en tres ocasiones más.

Tras los soviéticos, se establecieron los señores de la guerra. Para combatirles, según la versión talibán, en 1994 Omar lideró a los muyahidín hasta convertirse en Amir al-Mu’minin en 1996, tomar Kabul y proclamar el Emirato Islámico de Afganistán, un régimen represor y aislado del exterior que duró cinco largos años.

¿Por qué ahora?

Tras 19 años de su última gran victoria, se publica su vida. Los analistas se preguntan por qué ahora. Los talibán dicen que tratan deevitar la “falsa propaganda” y aseguran que “numerosos colegas, en especial escritores e investigadores” pedían a gritos un texto así.

Para Ahmad Sayedi, experto en el movimiento talibán citado por Afp, se debe a los esfuerzos por “contrarrestar la influencia de Daesh(Estado Islámico) en sus filas”. Una influencia que habría llevado a deserciones y a un aumento de la desconfianza interna en los últimos meses.

Según esta teoría, los talibán quieren disipar las dudas sobre su líder desaparecido públicamente. Lo hacen enviando un mensaje a los mandos intermedios dentro del movimiento: el líder supremo sigue siendo uno y es el mulá Omar.

No obstante, numerosos analistas, e incluso la OTAN, sostienen que la influencia del líder del Estado Islámico y autoproclamado califa, Abu Bakr el Bagdadi, sigue siendo menor en Afganistán y que su presencia en el país no supone una gran amenaza por el momento, si bien reconocen operaciones de reclutamiento.

La pregunta que corre tras esta sucedánea prueba de vida es siOmar, a sus (en teoría) 55 años, prepara la vuelta de los talibán al poder en Afganistán y, si eso se da, si reclamará el trono que perdió con la invasión liderada por Estados Unidos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin