Los centros de salud contarán con psicólogos desde el próximo octubre

21 profesionales serán seleccionados en septiembre para atender las patologías menos graves.

Los centros de salud de la región contarán a partir del próximo mes de octubre con psicólogos clínicos para atender a los pacientes de patologías menos graves. La Gerencia Asistencial de Atención Primaria, dependiente de la Consejería de Sanidad, está ultimando la convocatoria pública para comenzar el proceso de selección durante septiembre y que los profesionales puedan incorporarse con el inicio del mes siguiente. El proyecto se iniciará en una primera fase con 21 profesionales (tres por cada una de las direcciones asistenciales de la Comunidad de Madrid). Se trata de un plan pionero, que hasta la fecha no se había desarrollado en España, según sus promotores. Más adelante no se descarta ampliar el número de profesionales.

La medida busca mejorar la atención psicológica que se presta a los madrileños, al llevarla hasta los centros de salud y se convierta en más accesible para la población. Para la gerente asistencial de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad, Marta Sánchez-Celaya, se pretende evitar la medicación en muchos casos en la que una atención psicológica adecuada reduce e incluso anula su uso.

“El proyecto está en línea con las propuestas de las sociedades científicas y organizaciones nacionales e internacionales. Además, la atención de patologías de salud mental (desde las más leves hasta las más graves) suponen una gran carga asistencial al sistema público de salud”, reconoce la gerente.

La forma de llegar hasta el psicólogo es sencilla. El paciente acudirá a su centro de salud habitual y será valorado de manera conjunta con el médico y el enfermero. En función de las patologías que sufra, se derivará a este especialista. “El médico de familia estudiará junto con el responsable de enfermería el cuadro clínico y lo valorarán los tres de manera conjunta para ver si es incluido en el tratamiento o se deriva a un centro de salud mental”, explica la gerente asistencial. “Si estas enfermedades se cogen a tiempo, los resultados son muy efectivos y evitamos que algunas patologías se cronifiquen, con el consiguiente problema para el enfermo”, reconoce Sánchez-Celaya. De ahí, que los grupos no superen las ocho semanas de duración.

Los grupos se desarrollarán en los centros de salud de referencia, a los que acudirán los pacientes. “Se les agrupará para que el resultado sea más eficiente”, reconocen desde la Consejería de Sanidad.

¿Qué tipo de patologías se tratarán? Los más frecuentes son los de ansiedad generalizada, el estrés, las emociones intensas, las somatizaciones y los desequilibrios leves, junto con estados de ánimo decaído y las situaciones de pánico, entre otras.

“Las intervenciones terapéuticas enfocadas a tratar estos problemas, además de ampliar los recursos, pueden ser determinantes para la evolución de otras enfermedades frecuentemente asociadas, como la diabetes y los problemas osteomusculares”, reconocen fuentes de Sanidad.

La selección de los 21 psicólogos se hará a través de una convocatoria de empleo abierta y pública a la que podrán concurrir los especialistas clínicos en función de sus méritos y sus currículos. Tras pasar una primera prueba, habrá una entrevista profesional. Este plan arranca con un presupuesto para este año de un millón de euros, lo que incluye el pago de los profesionales y la dotación de material y medios para que puedan desarrollar su trabajo. Si se demuestra su efectividad, no se descarta ampliar el número de profesionales.

Mayores de 18 años

La única característica a todos los pacientes es que serán mayores de 18 años. Según la gerente asistencial, no existe un perfil de posibles pacientes para ser atendidos por estos especialistas. “La salud mental es tremendamente importante. Si se llegara a cronificar, se darían casos mucho más graves. No existe un usuario tipo porque los problemas mentales se pueden dar en cualquier persona”, afirma Sánchez-Celaya. Esta pone como ejemplo personas que han estado empleadas y que de repente pierden toda su actividad laboral al jubilarse o quedarse en paro. Ese parón puede suponerle algún trastorno leve.

La Consejería de Sanidad busca también con estas incorporaciones que se promueva el papel asistencial de los psicólogos en problemas emergentes o de gran impacto social, como puede ser la violencia de género o en trastornos psicológicos específicos de grupos muy concretos de edad o sociales. Otro objetivo es evitar la exclusión social. También se estudiarán las terapias más utilizadas y las que ofrecen los mejores resultados en intervenciones en determinadas patologías de la esfera de la salud mental.

Los responsables de Sanidad también evaluarán los resultados de las actuaciones realizadas, así como mecanismos de mejora que incorporen las experiencias ya en marcha de otros entornos asistenciales nacionales e internacionales: “Se quiere evaluar la efectividad del tratamiento psicológico de los órdenes emocionales en atención primaria con técnicas cognitivo-conductual, frecuentación de consultas, la reducción de tratamientos farmacológicos, recaídas,…”, reconocen desde la consejería.

GRUPOS REDUCIDOS CON OCHO SEMANAS DE DURACIÓN

Los nuevos psicólogos de los centros de salud de la región tienen previsto formar grupos reducidos de no más de ocho pacientes y cuya duración no supere las ocho semanas, según explicaron fuentes regionales. Todos los pacientes serán mayores de 18 años, ya que los menores deben ser asistidos por especialistas infantiles y juveniles. Se trata de otro perfil profesional.

En concreto, se formarán 20 grupos en los centros de referencia de cada una de las siete zonas sanitarias en las que está dividida la región. Allí se les enseñará técnicas como relajación, psicoeducación —educar en el ámbito psicológico—, entrenamiento conductual y social, además de prevenir posibles recaídas, según explica la gerente asistencial de Atención Primaria del Gobierno regional, Marta Sánchez-Celaya. “Lo que se busca es que la gente pueda afrontar sus problemas de otra forma y que, una vez superados, no sea necesaria la intervención de un especialista”, añade la gerente.

“Todos los grupos trabajarán de manera homogénea para que no haya diferencias entre unos y otros. Se deben dar unas condiciones mínimas y unas pautas idénticas para todos los pacientes”, explica Sánchez-Celaya. Esas pautas incluyen que los pacientes que sean incluidos cumplan determinadas características de enfermedad y que cuando reciban el alta también lo hagan de una manera normalizada y protocolizada. Se evitarán así las diferencias entre los distintos psicólogos del sistema de salud.



Carmen Ramirez

Lorem Ipsum es simplemente el texto de relleno de las imprentas y archivos de texto. Lorem Ipsum ha sido el texto de relleno estándar de las industrias desde el año 1500, cuando un impresor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin