La mujer que robó un bebé cumplira condena en un psiquiátrico

klopSan Sebastián.-La mujer que se llevó una recién nacida del Hospital Donostia en 2012 ha sido condenada a cuatro años de prisión, que deberá cumplir en un “establecimiento adecuado” donde recibirá tratamiento médico para los trastornos bipolar y límite de la personalidad que padece.

Según la sentencia de la Audiencia de Gipuzkoa, la evaluación del mantenimiento o modificación de esa medida de internamiento se realizará, al menos, una vez al año. Después de que finalice su internamiento psiquiátrico, si aún existiera pena de prisión por cumplir, el tribunal decidirá si procede su ingreso en la cárcel o la suspensión o sustitución de la condena por una medida de seguridad no privativa de libertad.

La acusada, que fue juzgada el pasado 10 de marzo, tendrá que indemnizar además a los padres de la pequeña, que ejercieron la acusación particular representados por el abogado Rubén Múgica, con 6.000 euros por el “daño moral” causado.

El tribunal ha apreciado por tanto la atenuante cualificada de alteración o “anomalía psíquica” en la procesada, para la que la acusación particular había solicitado seis años de cárcel y el fiscal tres años y tres meses de cárcel.

Los jueces consideran probado que la mujer cometió un delito de detención ilegal cuando en la madrugada del 25 de septiembre de 2012 sustrajo a la niña, que había nacido dos días antes, de una habitación de la cuarta planta del Hospital Donostia mientras sus padres estaban dormidos.

Para ello, se presentó ante la otra pareja que ocupaba el cuarto con su recién nacido como la hermana de la madre de la niña, a la que dijo que debía llevar a su sobrina a practicarle una prueba médica. Después, tomó un taxi en el exterior del hospital y tras llegar al barrio de Herrera, se desplazó al Ayuntamiento, donde pidió pañales y comida para el bebé a un guardia municipal, a quien aseguró que se trataba de su hija.

El policía, que ya sabía que había sido sustraída una niña del centro sanitario, avisó a una dotación y los dos agentes que acudieron al consistorio lograron que la mujer les entregase el bebé, tras lo cual fue detenida.

La Audiencia de Gipuzkoa da también por probado que la mujer, de 29 años, sufre un trastorno bipolar y un trastorno límite de la personalidad.

El tribunal entiende que el día que sustrajo a la niña “comprendía que lo que estaba haciendo era ilícito”, pero añade que sin embargo “tenía limitada de forma relevante su aptitud para actuar de forma lícita dado que, alimentada por la patología que padecía (…), actuaba impulsada por la necesidad de colmar el vacío existencial que padecía por lo que sentía como la pérdida de su hija”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin