El PP trata de minimizar el daño del ‘caso Cifuentes’

La dirección confía en evitar la bicefalia en caso de dimisión

Cristina Cifuentes aún no ha dado pistas públicas sobre si tiene decidido dar un paso atrás y presentar su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid. Sí ha trasladado a personas de su confianza diversas reflexiones sobre su futuro. Si finalmente deja el cargo institucional como presidenta del Gobierno madrileño, dejaría también el liderazgo del Partido Popular en Madrid, por lo que una gestora se haría cargo de la organización hasta un próximo congreso.

Mientras, el PP se somete al desgaste que supone tener al frente de una de las instituciones que pueden marcar el futuro político, no solo en Madrid sino en toda España, a una dirigente que, esto sí es prácticamente seguro, no repetirá como candidata tras el escándalo por las irregularidades en su máster de la Universidad Rey Juan Carlos.

Fuentes regionales del partido e interlocutores de la dirección nacional que conocen las cavilaciones de Cifuentes —sin que signifique que haya decidido llevarlas a la práctica— apuntan a que la presidenta “ha trasladado que, si deja una responsabilidad, también dejará la otra”. “Pero sin prejuzgar que lo vaya a hacer, sino que una decisión llevará a la siguiente”, recalcan estos interlocutores. De esta manera, al menos, y pese al daño que la polémica ha provocado en la imagen de los populares, no se produciría una bicefalia que podría mermar aun más el potencial electoral del PP en Madrid.

El precedente de Aguirre

 

El precedente madrileño, que se dio con la bicefalia de Cifuentes como presidenta de la Comunidad y Esperanza Aguirre al frente del partido, distó mucho de ser pacífico y sirve ahora de experiencia para tratar de evitarla. Si algo teme el PP nacional es que las tensiones generadas por el caso Cifuentesentre el PP de Madrid y la cúpula nacional vuelvan a reproducir el pulso que vivieron las dos organizaciones cuando Esperanza Aguirre lideraba la estructura regional.

“Si dimite como presidenta, no puede seguir como líder regional”, señalaron fuentes de la cúpula nacional con total desapasionamiento y mucho sentido práctico y político. Estos mismos interlocutores reconocen que Cristina Cifuentes llegó a la presidencia del partido con un apoyo y reconocimiento casi total: el 93% de los compromisarios la apoyaron en el congreso de 2017.

Madrid no es una organización cualquiera del PP. Desde esa región se trató de disputar el liderazgo a Mariano Rajoy y Cifuentes ha vuelto a estar entre los dirigentes susceptibles de sustituir al presidente del Gobierno si este decidiera no presentarse a las próximas elecciones.

El futuro de Cifuentes está en manos de Rajoy; la presidenta dijo que dimitiría si él se lo pedía, a sabiendas de que no es propio del presidente del Gobierno hacerlo. Pero los consejeros del propio Rajoy consideran que sus representantes madrileños han gestionado pésimamente el caso del máster. Les acusan de no haber proporcionado datos suficientes como para que Génova pudiera armar una estrategia que detuviera la polémica. Siguen sin entender la razón por la que no aceptaron la comisión de investigación propuesta por Ciudadanos (“es lo que se les pidió”, recalca un interlocutor), que hubiera permitido a ambas partes ganar tiempo. Ahora se arriesgan a una moción de censura mientras Ciudadanos va escalando posiciones y recolecta los frutos del desgaste. La dirección nacional aún confía en que Cifuentes dé un paso atrás.



Carmen Ramirez

Lorem Ipsum es simplemente el texto de relleno de las imprentas y archivos de texto. Lorem Ipsum ha sido el texto de relleno estándar de las industrias desde el año 1500, cuando un impresor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin