El Gobierno expulsa a 55 de los 209 migrantes que saltaron la valla en Melilla

El subsahariano fallecido presentaba una anomalía pulmonar congénita, según la autopsia

La Delegación del Gobierno en Melilla ha confirmado la devolución a Marruecos de 55 de los 209 migrantes que saltaron este domingo la valla que separa Melilla de Marruecos. Otros 140 habían manifestado la noche del domingo su deseo de solicitar asilo, por lo que han sido trasladados desde el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) a los juzgados para formalizar los trámites que les asegurarán la asistencia letrada. Cinco personas permanecen hospitalizadas y otras cinco necesitan reposo, según informa la Delegación. Tres menores se quedarán también en Melilla. Los 55 han sido enviados por mar al puerto de Beni Enzar, a escasos 10 kilómetros de Melilla.

De madrugada y a toda prisa. Desde un primer momento, los letrados movilizados por el colegio de abogados atendieron en una oficina habilitada en el mismo CETI al que habían sido trasladados a los migrantes que consiguieron entrar en territorio español. “Se hizo todo con máxima urgencia”, explica a EL PAIS Ignacio Alonso, uno de los especialistas en extranjería que atendió de guardia a los subsaharianos.

Según Alonso, en torno a las 18.00 de este domingo, el colegio de abogados movilizó de urgencia a más de una treintena de letrados que tuvieron que trasladarse hasta el CETI para cubrir un trámite que habitualmente se realiza en la jefatura de Policía. “Cuando nos llamaron ya me preparaba para lo que vendría”, comenta, “pero pensaba que sería durante la semana”. La celeridad y las condiciones en las que tuvieron lugar las entrevistas individuales hicieron sospechar a los letrados que podría procederse a una devolución como la de Ceuta. “Cuando llegamos ya estaba preparada la propuesta de devolución y firmada la resolución de expulsión por la delegada del Gobierno”, afirma.

La devolución se ha realizado en aplicación del convenio Corcuera, un acuerdo bilateral que contempla la readmisión en Marruecos de personas de terceros países que acceden de forma irregular a territorio español. Es la segunda vez que el Ejecutivo de Pedro Sánchez aplica el acuerdo a migrantes que han entrado por tierra, tras la expulsión en agosto de 116 subsaharianos que protagonizaron un salto “violento” en la valla de Ceuta, según justificó el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. Sí se ha utilizado de forma habitual y al menos desde 2014 para devolver a los migrantes llegados en patera a los peñones e islas de soberanía española que salpican la costa marroquí. La última devolución se produjo este mismo sábado, cuando 24 varones adultos que alcanzaron las islas Chafarinas el día anterior fueron trasladados de vuelta a Marruecos en apenas 24 horas.

En el caso de este domingo en Melilla, sin embargo, ni efectivos de la Policía y la Guardia Civil ni la Delegación del Gobierno denunciaron violencia alguna en el salto a la valla, que se produjo en torno a las 9.00, a plena luz del día en la zona de Rostrogordo, un punto de ocio concurrido por melillenses que hacen deporte por la mañana.

“Ha habido mucho interés en hacerlo con premura”, denuncia Josep Buades, del Servicio Jesuita a Migrantes, que presta asistencia jurídica en Melilla, “se estaba identificando a personas que apenas habían tenido asistencia médica”. “Estaban con el shock y el nerviosismo del salto”. Además de las precarias condiciones en la asistencia letrada, “que impedían ir más allá”, Buades ha criticado que la identificación se haya realizado en el mismo CETI. “Un centro abierto donde hay personas detenidas merece seguimiento”, ha dicho. Los 209 migrantes estaban separados del resto de acogidos y custodiados por la policía.

Autopsia del fallecido

La autopsia preliminar practicada a la persona encontrada muerta el domingo inmediatamente después del salto ha revelado que el fallecido presentaba una anomalía pulmonar congénita, según ha informado la Delegación del Gobierno. El primer examen indica también que “no hay lesión interna que haya provocado el fallecimiento”.

La Asociación Marroquí de Derechos Humanos en Nador sí denunció este domingo la muerte de otro migrante en el intento de salto, hallado en el lado marroquí, junto con otros 20 heridos, de los cuales cuatro necesitaron ser reanimados. “Según los médicos, tenía muchas heridas en el cuerpo”, han comentado a EL PAÍS desde la asociación, “le han hecho la autopsia pero aún no están los resultados”. En abril de este año, dos cuerpos fueron encontrados en Ceuta en las inmediaciones del perímetro.



Carmen Ramirez

Lorem Ipsum es simplemente el texto de relleno de las imprentas y archivos de texto. Lorem Ipsum ha sido el texto de relleno estándar de las industrias desde el año 1500, cuando un impresor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin