Consejos para armar un guardarropa para el frío

Viajar supone siempre una aventura y nunca está demás que hagas tu tarea, sobre todo, si viajas en la temporada de invierno o a lugares con temperaturas frías.

Por supuesto, cada persona tiene una tolerancia distinta al frío, pero, cuando las temperaturas son menores de cero o nos estamos acostumbrados al frío, ¡no hay tolerancia que valga!

¿Sabías que si las temperaturas son bajas, estás en el exterior y te mojas, tu cuerpo pierde calor hasta 200 veces más rápido? De ahí que vestirte adecuadamente será la clave para vacacionar en el frío y disfrutarlo.

Por ello, a continuación encontrarás algunos consejos útiles que, de acuerdo a la página de la US Travel Insurance Association (UStiA), te ayudarán a prepararte para que no pases frío ni te expongas al riesgo de sufrir hipotermia. Recuerda, que las temperaturas no tienen que llegar a cero para que te afecten, así que sé precavido.

1. Tu guardarropa debe incluir botas y abrigos resistentes al agua, guantes y bufanda o máscara que cubra tu cara y/o boca.

2. Escoge telas apropiadas, como lana o polipropileno, que son insuladas y te pueden proteger aún si te mojas. Evita usar prendas de algodón, ya que, de mojarte, actuarán como un antiinsulante y harán que tu cuerpo pierda calor más rápidamente.

3. Usa un sombrero o alguna bufanda u otra prenda que cubra tu cabeza. El cerebro requiere grandes cantidades de sangre para funcionar, por lo que el cuerpo circula sangre y pierde calor por la cabeza. Tenerla cubierta te ayudará a conservar la temperatura corporal.

4. Cuando salgas, notifica a familiares o amigos tu ruta o tu destino, de manera que, si ocurre alguna emergencia, puedan alertar a las autoridades.

6. ¡No dejes que la moda te traicione! Recuerda que si vives en un clima tropical o templado, es muy probable que no estés acostumbrado a temperaturas bajas extremas. Si bien puedes encontrar piezas de ropa que parecen calientes, sobre todo en época de Navidad y a principios de año, debes asegurarte de las telas que cumplan con los requisitos para temperaturas frías. Lo mismo ocurre con el calzado: el material incorrecto puede hacer que te resbales o que se mojen tus pies antes de terminar tu primera caminata en la nieve.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin