Conozca la capital del turismo macabro

En estos días Viena se autoproclama capital del turismo macabro, con sus catacumbas con cuerpos momificados, su cementerio con tres millones de muertos y hasta un bebé en formol apodado “El diablo”.

La ciudad del vals también encierra curiosidades fúnebres a las que se propone sacar partido para convertirlas en un eje de desarrollo turístico único en su estilo, de acuerdo con el portal transformacional/

“Los aspectos sombríos o morbosos de Viena son un plus fuera de lo común para promover la ciudad”, asegura Florian Wiesinger, de la oficina de turismo, que acaba de colgar en la red un vídeo invitando a visitar los “compositores descompuestos” que descansan en el cementerio.

La antigua capital de los Habsburgo siempre ha cultivado una relación especial con todo lo macabro.

Según Helga Böck, directora del museo de pompas fúnebres de Viena, esta tradición procede de la nobleza. “Para la corte imperial los funerales eran una ocasión de mostrar su poder. El pueblo adoptó la costumbre, lo que explica la peculiaridad de la cultura funeraria en Viena”.

Un patrimonio tétrico que hace las delicias de cientos de miles de visitantes cada año. La cripta imperial cuenta con los sarcófagos de 149 miembros de la realeza, como la emperatriz Sissi y su esposo Francisco José, cuyo país celebra el centenario de su muerte el 21 de noviembre de 1916. Cada año la visitan 200.000 personas.

Viena también contiene sorpresas menos conocidas, como un laberinto de decenas de kilómetros de galerías construidas durante siglos debajo de la ciudad, con cuerpos momificados naturalmente en las mazmorras.

En la Edad Media se encerraba allí “a las monjas que tenían la desgracia de quedarse embarazadas”, recuerda Gabriele Lukacs, autora de obras sobre la Viena macabra y guía en sus ratos libres.

Algunas de las mazmorras -dice- están tan cargadas de “almas prisioneras” que “nadie se atreve a aventurarse en ellas”.

Los aficionados a lo macabro pueden terminar el tour en el Museo de las malformaciones anatómicas, situado en un antiguo asilo.

Entre los frascos expuestos, uno contiene el cuerpo de un niño apodado “El Diablo” y otro los intestinos de un pensionista fallecido cuando intentaba comerse el contenido de su celda, empezando por su jergón.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin