Congreso de EE.UU. amenaza con cerrar la puerta a refugiados sirios

AFP
WASHINGTON

Esgrimiendo la existencia de un pasaporte sirio, no autenticado, cerca de un kamikaze del Estadio de Francia, los congresistas republicanos llamaron el martes al presidente Barack Obama a cerrar la puerta a los refugiados sirios en Estados Unidos, amenazando con recurrir a las leyes.

“Más vale prevenir que curar”, declaró el presidente de la cámara baja, Paul Ryan, luego de tres días de escalada política en Estados Unidos, donde la mitad de los gobernadores estatales y la mayoría de los candidatos republicanos a la Casa Blanca expresaron su negativa a recibir refugiados sirios, reflejando un movimiento similar en ciertos países europeos como Polonia.

Ryan se sumó a sus colegas, anunciando un rápido proyecto de ley, probablemente esta semana. Los republicanos, mayoritarios en ambas cámaras, podrían también utilizar las leyes de finanzas, que deben ser aprobadas antes del 11 de diciembre para imponer sus propuestas.

Al 14 de noviembre, solamente 2.159 refugiados sirios habían sido aceptados en Estados Unidos desde el 1º de octubre de 2011, según un alto funcionario del departamento de Estado. Una gota de agua en relación a los cientos de miles de solicitantes de refugio llegados a la Unión Europea.

Pero luego de que la imagen del niño sirio Aylan Kurdi, ahogado en el Mediterráneo diera la vuelta al mundo, Obama declaró en setiembre su intención de acoger a 10.000 refugiados sirios antes de fines de setiembre de 2016.

Ya críticos de esta decisión antes de los atentados de París, los republicanos impulsaron luego el tema de los refugiados al tope de la agenda legislativa.

“Nuestro país siempre fue acogedor, pero no podemos dejar que los terroristas exploten nuestra compasión”, alegó Ryan.

Aunque persisten las dudas sobre la verdadera identidad del kamikaze que portaba un pasaporte sirio, los republicanos lo dan por sentado, basándose en declaraciones del EI.

“Yo creo en lo que dice el EI”, declaró a la AFP el senador republicano John Boozman (Arkansas). “Dijeron que buscan enviar a su gente con los refugiados sirios (…). Nuestra primera responsabilidad es proteger a los estadounidenses”, agregó.

– Un proceso ya demasiado largo –

Altos funcionarios estadounidenses insistían el martes en que la oposición de los gobernadores no tiene fundamento, porque el programa de refugiados es competencia del Estado Federal. Por otra parte, los refugiados tienen la libertad de circular dentro del país.

Para empezar, el proceso de admisión es muy estricto, reitera la administración. Los refugiados son preseleccionados por el Alto comisionado de la ONU entre las personas más vulnerables (minusválidos, víctimas de torturas, madres solas con hijos) alojados en sus campamentos de Turquía, Jordania, Egipto, y pronto en Líbano.

Luego se realizan entrevistas con funcionarios del departamento de Seguridad Interior, toma de huellas digitales y verificación por parte de los servicios de inteligencia estadounidenses y del FBI. El proceso dura entre 18 y 24 meses para todas las nacionalidades.

Un alto funcionario estadounidense precisó además el martes que la mitad de los refugiados sirios admitidos en Estados Unidos son niños y solamente 2% hombres solteros en edad militar, contrariamente a lo afirmado por congresistas republicanos.

Con la notable excepción de una gobernadora demócrata (New Hampshire), los demócratas apoyan el objetivo de Obama.

Incluso Hillary Clinton, candidata a suceder a Obama, propuso incrementar el número refugiados a admitir de 10.000 a 65.000.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin