Cinco razones que condenan a Mourinho

José Mourinho llegaba a la rueda de prensa feliz, con paso firme y la mano derecha metida en el bolsillo. En 2004, aún las canas no habían llenado su cabellera de color blanco.

Cuando comenzó a hablar, tardó poco en recordar lo que acababa de conseguir con el Oporto dos meses antes: “Tuvimos que derrotar al Partizán de Belgrado, Real Madrid, Marsella, Manchester United, Lyon, Deportivo y Mónaco.” Instantes después, continuó: “Por favor, no me llaméis arrogante, soy campeón europeo y creo que soy un tipo especial”.

Tras perder cinco partidos de los diez que ha disputado el Chelsea en Premier League, el crédito del portugués, ‘The Special One’, se agota.

El club que encabeza el multimillonario ruso Roman Abramovich tiene, objetivamente, varias razones para despedirle.

Los peores resultados de la era Premier

La fría estadística no deja lugar a dudas. Éste es el peor Chelsea desde que en 1992 se estableciera el formato actual de liga. Jamás había estado tan abajo (15º) y con tan pocos puntos (11) a estas alturas de temporada.

Además del terrible dato en el campeonato doméstico, los ‘blues’ comenzaron el curso perdiendo el primer título en juego de la temporada. Arsène Wenger derrotó por fin con su Arsenal al portugués.

Después de 14 partidos y 11 años, el alsaciano “experto en fracasos”, como le calificó Mourinho, superó con el Arsenal a los londinenses en la Community Shield, la Supercopa inglesa.

En Champions League, donde fue encuadrado con su Oporto, el Maccabi de Tel Aviv y el Dinamo de Kiev, ocupa una preocupante tercera posición con la mitad de los partidos de la fase de grupos ya disputados. A pesar de eso, aún tiene margen de mejora, a tres puntos del cuadro luso, líder.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin