Cárcel de Colombia, sin cupo para tantos detenidos en Cali

A gritos, desde una distancia de más de 10 metros, tuvieron que comunicarse con Esteban sus familiares que el 31 de diciembre fueron a las 6:00 de la tarde a llevarle algo de comer y desearle anticipadamente un mejor 2015.

col

Está detenido desde el 25 de diciembre en la estación de Policía de La Sultana, en Siloé. Allegados dicen que como ‘motorratón’, transportaba a un habitante de la ladera que días antes salió ileso de ataque pero murió su hija menor. Pidió el servicio y resultó armado.

Fueron detenidos y ahora comparten calabozo con otros 20 detenidos en la sede policial, que ya no tiene espacio para más capturados.

Igual situación se presenta en las restantes 21 estaciones de Policía de Cali, que suman 600 detenidos. Son espacios transitorios pero algunos llevan meses ahí y deben ser trasladados a una cárcel, pero no hay cupo.

Con el paro levantado de los guardianes el pasado sábado empezarían los traslados a Villahermosa pero lo grave es que no hay cupo.

Fue construida hace 50 años para alojar a 1.667 internos pero hay más de 6.000, de acuerdo con la personera (e) Carmen Elvira Ospina.

En celdas, pasillos, baños o hasta gradas no queda un espacio para uno más. Según allegados, los internos cuentan que duermen en el piso, uno junto al otro, los olores son terribles y si hay una necesidad no hay forma de levantarse porque habría que pasar por encima de otros, hay alegatos, y los baños también están ocupados.

En los días del paro, personal del Inpec manifestó que no se permitían más internos con miras a proteger los Derechos Humanos de los detenidos.

José Fernando Carmona, vocero del sindicato del Inpec, expuso que además no se tiene personal suficiente para la vigilancia y son turnos de apenas 35 guardias para 6.000 internos.

La persona Ospina recuerda que ante el hacinamiento, desde el 2013, se instauró una tutela. “La Juez 10 Penal del Circuito dispuso unas medidas específicas. Dio cuatro meses para iniciar el proceso de evacuación y descongestión de la cárcel y dos años para volver al número que debe tener Villahermosa, 1.667 internos”, dijo.

En ese momento eran 5.500, hubo traslados y se hicieron brigadas jurídicas con dos salas de descongestión con la salida de unas 25 personas diarias.

Pero más seguían llegando y ha tenido varios ‘picos’ de 6.000 internos, como ahora. Según guardias, en los últimos meses salían dos internos e ingresaban 10 y la situación se hizo insostenible.

“Está en un nivel que físicamente no permite el ingreso de más personas. Eso hace que se represen en las estaciones de policía. Parece que es una situación similar en las cárceles del país, sobre todo las más grandes, pero el caso de Cali es el más grave”, dice la Personera.

El comandante (e) de la Policía Metropolitana, coronel Wilson Vergara, expone que para cuidar a tantos detenidos en las estaciones toca sacar uniformados de los operativos de control en las calles y barrios. Confía que esta semana empiece el traslado a la cárcel.

Entre las posibles soluciones está el traslado a otras cárceles pero hay críticas por el arraigo de los internos a sus zonas. La Personería díce que hay que mirar entre la cercanía a las familias con una situación grave en Derechos Humanos o sin la familia en otro lugar pero en una condición humana digna.

Y se propone habilitar las antiguas bodegas del Ferrocarril, en Cali, pero los vecinos se oponen, igual a como se registro en anterior situación Lo grave es que falta poco para que se acaben los dos años que dio el juzgado para solucionar él hacinamiento de Villahermosa y no se ve una salida cercana.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin