Campaña electoral dominicana, entre las más largas de Latinoamérica

 

Por. Kenia Del Orbe
Consultora en Comunicación Política
keniadelorbe@gmail.com

La semana pasada inició la proclama “oficial” de la campaña electoral dominicana con miras a las elecciones generales presidenciales, congresuales, municipales y diputados de ultramar, a celebrarse el 15 de mayo del presente año. Ponemos entre comillas la palabra “oficial” porque entendemos que en nuestro país la campaña inicia al día siguiente de las elecciones. Tanto así, que dos y tres años antes de la contienda electoral podemos ver a lo largo de todo el territorio nacional un arcoíris de vallas publicitarias promoviendo candidatos/as, acción que solo beneficia a los partidos políticos mayoritarios, que son los que manejan una mayor cantidad de recursos económicos. Dicha acción impide la competencia en igualdad de condiciones entre las fuerzas políticas que participan.

Aunque para la apertura oficial de la campaña electoral, la Junta Central Electoral (JCE) establece un plazo de 90 días antes de las elecciones, según consta el artículo 87 de la Ley Electoral 275-97, este sigue siendo un tiempo bastante largo si lo comparamos con los períodos que establecen otros países de América Latina, como: (Argentina, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay), que rondan entre los 30 y 60 días antes de las elecciones, de acuerdo a un estudio publicado por el investigador Jean David.

La campaña electoral que acaba de iniciar en nuestro país, goza de la peculiaridad de ser la primera elección desde 1994 en que todas las autoridades publica serán electas de forma simultánea, ya que este 15 de mayo se podrá elegir al presidente y vicepresidente de la República, senadores, diputados nacionales  y de ultramar, alcaldes, regidores y representantes al Parlamento Centroamericano, es decir unos 4,213 cargos públicos, cifra histórica en la Nación. De manera que en esta etapa se espera una gran campaña masiva de comunicación política en los medios y un intenso proselitismo político en las calles, nunca antes visto, debido a la gran cantidad de aspirantes de compiten.

Sin lugar a dudas, las campañas electorales representan el escenario político de mayor competición entre los diferentes partidos, donde más actividades e información política se producen. Las visualizamos como un fenómeno de comunicación electoral, en la juega un papel preponderante la comunicación política, donde intervienen el sistema político, el sistema de los medios y los ciudadanos/as  a los que va dirigido el mensaje electoral con el fin de conquistar su voto.

Está muy claro que el objetivo de las campañas electorales es tratar de persuadir y conquistar al votante. Si seguimos la línea del auge de la personalización o personificación  de la política, concepto con el que se denomina a las prácticas políticas en las que los candidatos/as adquieren más relevancia que el propio partido que los postula. Consideramos que el éxito de los aspirantes que compiten en estos comicios, dependerá de la planificación estratégica de comunicación política que realicen, de manera que los 6, 765,134  electores habilitados para votar puedan valorar de forma más efectiva las ofertas que se presentan.

Fuente: Periódico El Día.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin