Bankia con intención de que las oficinas más ágiles abran por la tarde

Bankia ha avivado la polémica de la apertura de las oficinas bancarias por las tardes, un debate que surge siempre que se negocia un nuevo convenio colectivo. El resto del sector mantiene una posición más discreta, aunque apuestan por flexibilizar horarios. Los sindicatos están dispuestos a pactar nuevas condiciones pero solo si se regulan y se pagan. Temen que la banca siga apostando por la ampliación encubierta de horarios, “como hace desde 2002”.

El debate lo ha abierto con dureza José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, que señaló que la banca “es el único sector de servicios que hace coincidir el horario laboral con el comercial. No se trata de trabajar más horas, sino de adaptarnos a los tiempos nuevos. Si no lo hacemos nosotros, lo harán otros jugadores, y ya no hablaremos de adaptación de horarios, sino de puestos de trabajo”.

Las protestas de los sindicatos han sido inmediatas porque consideran que el banco pretende una ampliación generalizada de horarios. “Bankia es la punta de lanza de todo el sector. En el fondo, quieren abrir de ocho de la mañana a ocho de la tarde sin regulación, sin pagarlo y sin control”, apunta el responsable estatal del sector financiero de UGT, Sebastián Moreno.

Sin embargo, aparentemente, el resto del sector no sigue a Bankia y prefiere negociar otras cláusulas que afectan a los salarios y a la entrada de jóvenes con bajos sueldos. Ni el BBVA, el Santander, CaixaBank, el Popular o el Sabadell declaran tener una postura tan definida como Bankia. Eso sí, todos apuestan por que los gestores y directores de oficinas, aproximadamente el 25% de la plantilla, tenga flexibilidad de horarios y atienda por la tarde, pero sin cambios drásticos del convenio. Estas entidades creen que las nuevas tecnologías y la digitalización del sector permiten atender a los clientes sin abrir las puertas de las oficinas.

Desde Caixabank se apunta que “obviamente no es necesario que las oficinas en toda la geografía tengan que abrir mañana y tarde todos los días, pero sí necesitamos flexibilidad y atención personalizada para adaptarnos a las necesidades de los clientes; ya tenemos un número muy importante de gestores con jornada flexible”. El Sabadell considera que no cree “que la clientela quiera ahora horarios diferentes, lo que sí está claro es que todos los negocios se deben adaptar a sus necesidades”. El BBVA apuesta por atenderles a través de teléfono y todos los canales digitales. “Utilizando estas vías, la satisfacción del cliente es alta”, aseguran en el banco. El Santander apuesta por el flexiworking, cuyo objetivo es que cada empleado gestione su horario y trabajo “siempre que objetivamente sea posible”. Es una de las apuestas de la nueva presidenta, Ana Botín, que considera que si un empleado está contento repercutirá en el cliente y en la productividad.

Los sindicatos desconfían

Pero los sindicatos recelan. Dicen que el convenio ya permite la flexibilidad de horarios y abrir los sábados y que lo que quiere la patronal es ampliarlos sin pagar. Desde 2002 han denunciado que en el sector se hacen horas extra sin remunerar y sin tributar a Hacienda, en una cuantía cercana a los 350 millones de euros anuales. Y han presentado más de 1.000 denuncias ante la magistratura de Trabajo por prolongación de jornadas en todo el sector.

Quizá por el tibio apoyo en público de los competidores, y para evitar más conflictos, Bankia ha matizado su posición inicial. Después de las primeras protestas, Goirigolzarri declaró: “Abrimos por la tarde las oficinas ágiles, y eso va por su lado y no hay ningún problema. De lo que se está hablando es del hecho de que gestores de carteras específicas tengan horarios flexibles, pero no abrir las oficinas de forma tradicional”. Bankia ahora tiene 123 oficinas ágiles, donde trabajan 800 empleados con un horario de ocho a seis de la tarde.

Los representantes de los trabajadores ya no creen al banquero. CC OO acusó al presidente de Bankia, de mentir cuando defiende que la modificación de los horarios de las oficinas es para adaptarse a las necesidades del cliente. Las patronales bancarias quieren “imponer la ampliación de la jornada, con amenazas a sus trabajadores. No hay una demanda de nuestros clientes para abrir por las tardes”, sostiene CCOO.

División entre los consumidores

Sin embargo, algunas organizaciones de consumidores discrepan con los sindicatos. Según la OCU, la apertura de oficinas bancarias por las tardes “es una antigua demanda nuestra que recoge la de muchos consumidores. Pedimos la libertad de horarios de todos los establecimientos, también los bancos, y las Administraciones Públicas”.

Facua ve el problema de otra manera: “Tenemos serias dudas de que la apertura por las tardes sea una medida encaminada a dar mejor servicio a los usuarios, ya que la tendencia en la banca es cerrar sucursales. Además, en las oficinas se está penalizando a los usuarios que acceden a ellas cobrándoles nuevas comisiones por la atención en ventanilla”. En su opinión, “si se llega a abrir por las tardes tendrá más relación con el hecho de que en muchas oficinas se lleva años trabajando en ese horario, pero a puerta cerrada”.

UGT y CC OO coincide con ese punto y añaden que el problema de fondo es que la crisis financiera se ha llevado por delante 70.000 puestos de trabajo en el sector desde 2008, el 25% de la plantilla. “Aunque se han cerrado el 30% de las oficinas, no han desaparecido el 25% de los clientes y esto supone que ahora hay mucha más carga de trabajo”.

Estas fuentes recuerdan que ya en 2007, el presidente del BBVA, Francisco González, dijo: “Las oficinas son inviables con el horario actual, ya que están solo cinco o seis horas con atención al público. Hay que buscar un modelo mucho más abierto” aunque reconoció que “eso cuesta dinero y hay que ver si compensa”. “Ahí está el problema, en el coste”, concluyen en UGT.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin