Bajo el paraguas del arte, nace primitiva Bolsa de Valores en Cuba

AFP
Irrumpe como proyecto artístico entre los muchos que pueblan La Habana este sábado de Bienal, pero “Capital= Cultura” es también una primitiva y tropical Bolsa de Valores en una Cuba que abraza las reformas y se acerca a Estados Unidos.

En el céntrico Pabellón Cuba, escenario en décadas anteriores del mejor arte revolucionario corriente, Levy Orta, un espigado artista de 31 años, materializó su idea que “sale de las nuevas aperturas que ha habido en la economía de Cuba a partir de 2010”, según dijo a la AFP.

Se trata de un mostrador donde dos simpáticas chicas atienden a los interesados, fundamentalmente extranjeros, en invertir un mínimo de 5.000 dólares en proyectos artísticos y negocios, a partir de una cartera de pequeños empresarios privados interesados, confeccionada por Orta.

Un norteamericano maduro, vestido de negro, es atendido con esmero en inglés por una de las chicas, pero después rechazó comentar con la AFP con un “no habla” en mal español.

Aunque el 17 de diciembre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro iniciaron el proceso de restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, para terminar con 54 años de ruptura a rajatabla, aún los norteamericanos no pueden invertir ni visitar Cuba como turistas.

Pensamos en “hacer una obra para entrar en el espacio de la economía, quizás hacernos pasar por economistas, pero haciendo una obra de arte”, señala Orta.

– El arte como paraguas –

“Es una prueba piloto de lo que puede ser una bolsa de valores usando al arte como paraguas”, pero “si funciona puede ser un negocio rentable”, dice el artista con una sonrisa ligera debajo de su barba negra.

Desde 1959 con la revolución de Fidel Castro, desapareció la economía capitalista en Cuba y su símbolo, la Bolsa de Valores. El antiguo edificio de la Lonja de Comercio es ahora una inmobiliaria sede de oficinas de empresas y agencias de prensa.

El proyecto ya tiene 21 asociados, y se inscribió en la XII Bienal de La Habana, que comenzó el viernes, para atraer clientes.

Se trata de “convertir a todos los espectadores que vienen a la Bienal, con un cierto nivel económico alto, proveniente del extranjero, en inversores de estos negocios”, dice Orta.

Ante la duda de los oyentes, aclara, “si lo quieres entender como una obra de arte, te quedas en el universo simbólico que te expresa la obra de arte, digamos que el cinismo desde la economía hacia la ideología”.

– Cuando don dinero entró en la cultura –

“Creo que este es un proyecto muy irónico que puede mostrar el dilema del nuevo sistema económico”, dijo a la AFP la surcoreana Miri Kim, tras informarse en el mostrador.

En las décadas de los 70 y los 80 del pasado siglo, el Estado promovió y sufragó toda la cultura. Entonces, según los artistas de la época, se hacía arte por el arte, sin pensar en la vida.

Pero la crisis económica de los 90, tras la desaparición del bloque comunista, cambió las reglas del juego y, con las reformas, hasta la propia cultura estatal, dirigida a las grandes masas, busca autofinanciamiento.

“Que la economía entre en la cultura, eso es inevitable, está pasando, ya pasó”, dice Orta, que asegura, no obstante, que no deja de ser arte, sino que pasa a ser otro tipo de arte”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin