Aliany Concepción, una de las mejores médico-terapeuta dominicana que trabaja con la juventud más vulnerable de Madrid y su entorno

Un futuro más seguro, el desarrollo de la especialidad que ama dentro de la medicina y conocer una cultura, que, aunque no es tan distinta a la nuestra, le ha sumado en su desarrollo personal y laboral, fueron los principales motivos que impulsó a la joven doctora en Medicina Aliany Concepción a dejar su zona de confort y afincarse en Madrid, España. 15 años después su decisión, cuenta, fue muy acertada, laboral, profesional y personalmente.

Su andadura en los estudios inició en su pueblo natal Haina. Tenía claro que su próxima meta sería estudiar medicina en  la Universidad Autónoma de Santo Domingo. A mitad de carrera ya se dio cuenta que la especialidad que iba a realizar dentro de la carrera sería sobre Salud Mental, motivo por el cual decidió trasladarse a Madrid, donde continuó su formación en esa área.

Firme en el propósito que se planteó cuando decidió hacer las maletas y cruzar a Europa, hizo gestiones laborales encaminadas en su rama y comenzó a trabajar en Cruz Roja Española, específicamente en un Centro de Atención de Drogodependencia (CAD), llegando a ocupar el puesto de coordinadora de las actividades del centro y del personal. Además de su empeño en desarrollar su profesión, a Aliany le llegó muy pronto ese toque de suerte que llega en algún momento de la vida cuando Cruz Roja le propone, sin esperarlo, hacer la especialidad de Adicciones en la Universidad Complutense de Madrid, sugerencia que aceptó inmediatamente. Desde entonces, después sigue trabajando en esa área a nivel público y privado.

Combinó su trabajo en Cruz Roja con la realización de un post grado en psicopatología y al ser médica-terapeuta elaboró un plan específico y adaptado a cada paciente para el abandono de conductas adictivas (ludopatía, compras online, sexo, videojuegos) y sustancias (tabaco, alcohol), entre otras.





Aliany Concepción estudió medicina en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

La doctora Concepción labora en el sector público y privado, con jóvenes que necesitan ayuda y orientación a nivel educativo y social. Su especialidad le ha llevado a tener que encaminar a miles de jóvenes latinos, entre ellos dominicanos, y españoles a quienes les orienta a dilucidar su futuro inmediato, llegando a conocer la realidad que esconden muchos de esos chicos que, por falta de orientación, apoyo familiar e institucional se pierden en el camino de las bandas latinas. “Detrás de cada uno de esos jóvenes hay una historia familiar, social y emocional y si se dispusieran más recursos a trabajar con ellos, no se hablaría tanto de bandas latinas, la gran mayoría estaría en el mercado productivo español”, asegura la doctora Concepción.

En Madrid sigue trabajando en un Centro de Atención Integral a drogodependientes de la Comunidad de Madrid (CAID). Además, tiene su consulta privada en la que atiende de manera online por motivos de seguridad por la Pandemia. www.doctoraconcepcion.com

Entre sus nuevos proyectos figura la formación del Movimiento Mujeres Mirabal, entidad que tiene como principal objetivo realizar un trabajo en pro de la reducción y erradicación de la violencia contra la mujer. Está formado por cientos de mujeres de todo el mundo que buscan un mismo propósito. La primera actividad realizada fue una charla el 25 de noviembre pasado, vía online, en la participaron expertas profesionales en el tema y contó con la participación de más de 100 mujeres.

Emigrar con ideas claras ofrece ventajas

Aliany narra que su primer año en España no fue fácil, porque con 24 años y sobradas ganas de crecer, conocer, aprender y escudriñar, sintió mucho rechazo, situación a la que no encontró explicación, pero su fortaleza y sobre todo el apoyo de su familia a quienes veía todos los años, le hicieron seguir adelante e ignorar cualquier seña de discriminación, porque a pesar de que iba logrando sus objetivos profesionales, sabía que no estaba en su zona de confort. Destaca que venir desde República Dominicana con las ideas muy claras, de lo que venía a hacer y en que o cuales áreas quería trabajar la ayudo a enfocar todos sus esfuerzos en alcanzar sus metas.

Aunque le hubiese gustado desarrollar su carrera profesional en República Dominicana, dice que tomó la decisión porque veía que sus aspiraciones, en aquel momento, no podía llevarlo a cabo allí. “Es lamentable que se produzca esa fuga de cerebros de nuestro país, que tengamos que irnos a otros países a desarrollarnos porque el nuestro no nos proporciona la seguridad que se necesita, es muy lamentable, y lo peor es que actualmente sigue pasando lo mismo”. Señala con cierto dejo de tristeza.

Situación actual del migrante dominicano en España

Como en su trabajo atiende a cientos de jóvenes dominicanos y con ellos, a su entorno familiar, la doctora Concepción afirma que la situación del colectivo es muy complicada y ahora más, producto de la pandemia del Covid-19 y sobre todo porque como grupo migrante, los dominicanos no cuentan con una estructura de apoyo por parte de sus representantes en España y con las ayudas y herramientas que disponen a nivel estatal, como albergues, servicios sociales y centros de donación de alimentos, están muy saturados y se puede asegurar que sus necesidades ahora son más acuciante.

Trabaja con la juventud más vulnerable de Madrid y su entorno familiar.

Por su experiencia de más de 15 años viviendo y trabajando aquí, ha observado como el nivel de estudio y profesional del dominicano que emigra ahora es mucho más alto que el que lo hacían hace años.

“Actualmente las calles, centros de trabajos y empresas de España cuentan con dominicanos y dominicanas con un alto nivel profesional en diferentes áreas, que se dejan la piel en sus trabajos, en preparación, investigación y eso es un orgullo y tenemos el deber de que se conozca la calidad profesional y humana de la comunidad dominicana residente en Europa, específicamente en España. Tenemos que dar más visibilidad y reconocimiento a los que, de una forma u otra, ponen en alto el nombre de nuestro país. Creo que debemos, sobre todo, trabajar más con aquellas personas que necesitan de nosotros, es un tema de confraternidad y compromiso”.

La juventud, un tema pendiente

Al abordar sobre la situación de la juventud dominicana que emigra a España y que muchos, por miles de razones, terminan integrando las bandas latinas de las cuales se habla tanto en Madrid, Aliany, como profesional y madre, señala que con estos jóvenes ocurre un concepto denominado “La teoría de anomia” que consiste en la total ausencia de normas, con tendencia transgresora de las reglas, tanto a nivel individual como grupal.

Como terapeuta, explica que la actuación de esos jóvenes tiene un porqué, y lo primero que se debe hacer es trabajar los problemas que les atañen desde la empatía, sin juzgarles. Entiende que todo el que llega a un país de acogida lo hace con distintas situaciones económicas, por lo que, esto hace que cambie todo su entorno y perspectivas que tenían al inicio, lo que, además, conlleva que no sepan gestionar su nueva realidad.  “Si encima se les juzga y señala, empeoramos su situación, por lo que hay que intentar ayudar y en eso tienen muchos que ver las instituciones que trabajan en el área. En España se hace muy buen trabajo al respecto, pero no todos acuden a la llamada”, añade.

Es cierto que cuando llegas a un país que no es el tuyo, explica la doctora Concepción, y sobre todo en España, de una forma u otra siente la discriminación, pero, aconseja ignorar la situación y seguir adelante desde la tranquilidad, el respeto y el aprendizaje. “Cuando decidimos emigrar y traer a nuestros hijos debemos aprender y enseñar que cambiamos por un objetivo común y que debemos ser siempre positivo al cambio, tener paciencia y buscar nuestro lugar y entorno con buena actitud, empatía, respeto, educación y amabilidad, con esto tenemos el 50% ganado”.

Author




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin