El dolor de los padres de Julen: «¡Otra vez no!, ¡otra vez no!»

Apenas dos años después de perder a su hijo Oliver, la tragedia ha vuelto a golpear duramente a los Roselló. Tras dos semanas de incansables trabajos para rescatar a su pequeño Julen Roselló, quien el pasado 13 de enero cayó por un estrecho pozo cuando se encontraba con su familia en una finca de Totalán (Málaga), los padres de Julen eran informados durante la madrugada de este sábado de que el cuerpo del pequeño había sido recuperado sin vida.

«¡Otra vez no!, ¡otra vez no!». Minutos antes de hacerse pública oficialmente la localización del cadáver, en la vivienda donde estaban acogidos desde hace varios días los padres en Totalán se escucharon gritos, posiblemente en referencia al otro hijo que la pareja perdió. Oliver tenía tres años cuando en 2017 sufrió una muerte súbita. Entonces, Julen apenas era un bebé.

Los padres de Julen
Los padres de Julen, durante una vigilia celebrada el jueves. AFP

La vivienda donde se encontraban refugiados los padres fue escenario esta madrugada de momentos de tensión y gritos al conocer la localización de su cuerpo sin vida. Diversos informadores que se encontraban en las inmediaciones de la vivienda han tenido que abandonar el lugar precipitadamente, llevados por la fuerte tensión que vivían los padres del niño y las personas que les acompañaban.

A medida que los equipos de rescate se iban aproximando durante el viernes al lugar donde finamente fue hallado el niño, la tensión entre la familia crecía. En torno a las 21 horas del viernes, José Roselló, padre del pequeño, tuvo que ser atendido por los servicios sanitarios debido a un ataque de ansiedad. Unas horas después se producía el trágico desenlace.

Rotos de dolor en el tanatorio

Este sábado, los padres de Julen, rotos de dolor, han ido agradeciendo con abrazos las muestras de cariño que les están dando los vecinos que se acercan a expresarles su pesar al tanatorio de la barriada malagueña de El Palo. La desolación y un profundo silencio se siente en el ir y venir de vecinos que acuden al lugar, situado a decenas de metros de la casa donde vivía el menor con su familia en la zona de viviendas conocida como Las Protegidas.

El tanatorio -adonde será trasladado el cadáver del pequeño cuando se termine la autopsia y la toma de muestras- está custodiado por agentes de la Policía Nacional y Local que han cortado el carril de acceso al camposanto, así como un carril de la antigua nacional 340, de la avenida Salvador Allende. Medios nacionales e internacionales están apostados en la zona, donde la Policía Local ha puesto unas vallas para que la familia pueda mantener su privacidad. En Totalán se han decretado tres días de luto oficial por Julen.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin